Agua de Tuna, Limón y Chía

Esta agua combina tres ingredientes muy antiguos y muy importantes en la comida Mexicana: la tuna, las semillas de chía y el limón.

La tuna o la fruta del nopal, se cultiva en varios países en las Américas, Europa y el Norte de África, no obstante México es el mayor productor mundial. La tuna tiene una cáscara gruesa cubierta de espinas muy finas y su interior está lleno de una pulpa carnosa , dulce y con muchas semillas. Según la variedad pueden ser verdes, rojas, anaranjadas o amarillas. En México, están de temporada durante los meses de verano, se encuentran comúnmente en los puestos callejeros de frutas frescas en vasos grandes ya peladas y servidas con chile y limón.  También se utilizan para la preparación de aguas frescas y salsas entre otras cosas, dependiendo del región del país.

Originaria de México, la chía es una semilla blanca y negra que data de los tiempos prehispánicos y fue considerada uno de los ingredientes principales junto con el frijol, maíz y calabaza.  Se utiliza más en la preparación de aguas frescas y se reconocen como una fuente importante de Omega-3.

Agua de Tuna 2

Originario de Asia, el limón llegó a México por los españoles al principios del siglo XVI. Desde entonces se ha vuelto un ingrediente clave en la gastronomía mexicana, sirve como acompañante de sopas, tacos, carnes asadas, frutas, ensaladas y también es utilizado en la elaboración de aguas, cebiches y micheladas entre otras cosas. Actualmente México es el mayor productor de limones en el mundo.

La combinación de estos tres ingredientes no es tan común, pero es ridículamente refrescante para una tarde calurosa.

Agua de Tuna 3

Agua de Tuna con Chía y Limón

Ingredientes:

  • 6 tunas
  • jugo de 2 limones
  • 1 cucharada de semillas de chía
  • 1 litro de agua
  • miel de abeja o azúcar al gusto

Agua de Tuna 4

Elaboración:

Se quitan las cáscaras de las tunas y se pican en cuadritos.  Se licúan las tunas junto con el jugo de limón y una ¼ taza de agua. Se cuela la mezcla para quitarle las semillas y se le agrega el resto del agua, miel de abeja  o azúcar al gusto y la cucharada de semillas de chía.  Se revuelve todo, se enfría y se sirve con unos hielitos.

**en la foto el agua sale anaranjada porque algunas de las tunas estuvieron anaranjadas adentro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *